¿Porqué tu hijo come OCNIS? (objetos comestibles no identificados)

OCNIS-Ultraprocesados, la industria dice: adiciono, emulsiono, disuelvo, aglutino, edulcoro, potencio y ¡VENDO!
La cuestión tiene mucha importancia. Según la Encuesta Nacional de Salud uno de cada diez niños es obeso y dos de cada diez tiene sobrepeso. ¿Porqué cada vez más niños, a edades más tempranas tienen sobrepeso, obesidad, colesterol, diabetes, depresión? ¿Una mala alimentación puede afectarle en sus resultados escolares? ¿Es adictivo alimentarse de cierta forma?
Los OCNIS están invadiendo la despensa moderna impunemente, y como en casi toda invasión postindustrial, el hecho pasa demasiado inadvertido. Ojo: Todo comestible no es un alimento deseable, aunque la legislación le llame “alimento” …algo había que llamarle.
La sutileza del asunto está regada de desconocimiento por parte de muchos padres y del estrés, que nos juega malas pasadas y nos hace ir al supermercado con las defensas bajas. Y claro, los ultraprocesados están pensados para la fase cefálica: entrar por la vista y estimular el apetito.

 

Veamos unas claves fundamentales para que no caigas impunemente en una trampa trans generacional, de aquellas generaciones criadas con bollycaos, donut y tigretones que han normalizado los cereales “de caja” y el pan de molde que dura un mes.
Un ultraprocesado es un producto que nace para entretener, no para alimentar. Se trata de creaciones de la industria muy atractivas visualmente, con mucho diseño y marketing detrás, cómodos de utilizar y muy accesibles: pero sin valor nutritivo y realizadas con materias derivadas de alimentos, pero que no se parecen en nada al original. Por ejemplo, un “aroma” a fruta, pero la fruta es inexistente, un “sabor” a queso, pero el queso no está. Además su vida es “ultraprolongada” porque con tanto aditivo, está hecho para durar y no tener mermas por caducidad en los lotes de producción. Pero no hay mal que cien años dure, veamos claves para reconocerlos:

alimentos sin procesar
alimentos sin procesar

Cuando vayas al supermercado, recorrerás pasillos enteros de cajas de “OCNIS ULTRAPRO”:
Cereales y galletas: en copos, en barritas, repletos de azúcar y sal o ambos, de grasas trans, grasa de palma, grasas tipo shortenings industrial, colorantes innecesarios, saborizantes, aditivos varios, colores chillones en la caja…
Preparados panarios: con forma de barra, de molde, de crakers, pan sueco, bases de pizza: los panes industriales carentes de fermentación no deberían llamarse pan, además, el pan original es harina, agua, sal y masa madre, todo ello bien fermentado).
-Bollería OCNI: industrial, berlinas, donuts, palmeritas. Todo muy envasado para que dure todavía más “tierno”.
Cárnicos: salchichas, hamburguesas, nuggets, san jacobos, platos preparados ¿Se parecen a un filete? No los comas.
Productos lácteos que no serán leche, ni yogur aunque a ti te de la impresión de que sí lo sean…
Precocinados: sopas instantáneas. ¿Yatekomo? Ya te quedas en el estante del super.
Refrescos haciéndose pasar por zumos, repletos de azúcar. Come fruta entera mejor.

Todos ellos como hilo conductor suelen tener de 5 aditivos en adelante, grasas nocivas, sal azúcar.
Densidad nutricional: nula. Elevado contenido calórico sin nutrientes.
Riesgo nutricional por su consumo habitual: alto. Existe asociación entre el consumo de ultraprocesados y sobrepeso, obesidad, diabetes…además desplazan el consumo de alimentos adecuados y repletos de nutrientes que necesitas. Los ultraprocesados no te van a saciar: no tienen nutrientes y no pueden alimentar. Solo desregulan el metabolismo: elevado índice y carga glucémica que sobrecargan el páncreas, elevan colesterol etc.

comer muchos ultraprocesados
comer muchos ultraprocesados

Además, la comida “roña” siempre será “corroña”. Nunca compensa no cocinar y comer en casa, es mejor un taper de comida casera que tirar de este tipo de opción industrial. REGLA DE ORO: se parece pero no es. Elige comida real: un filete, una fruta, una ensalada, una patata… un pan del horno bien fermentado.Busca alimentos frescos, sin etiquetas interminables de leer. Avcabarás antes tu compra.

La industria alimentaria también nos provee de alimentos adecuados. Es cuestión de seleccionar. Veamos:
El sistema NOVA, agrupa a los alimentos según la naturaleza del alimento, el grado de procesamiento y la finalidad del mismo y comprende cuatro grupos.
Alimentos sin procesar o mínimamente procesados. Es el caso de las verduras y fruta fresca, huevos, carne etc. o de aquellos que se modifican mínimamente, sin introducir ninguna sustancia nueva. Es decir, se lavan, se pelan, rallan, se embotella, se pasteurizan o esterilizan (verduras envasadas al vacío o congelada, yogures, pasta, café, harinas, etc Todos forman parte de una alimentación saludable.
Ingredientes culinarios procesados. Son aquellos productos que se elaboran a partir de alimentos del primer grupo, como es el aceite, la miel mantequilla, etc-
Alimentos procesados. Se trata de productos alterados para introducir azúcar, sal o aditivos para mejorar su conservación y hacerlos más apetecibles. Son derivados directos de alimentos sin   procesar, e incluye el proceso de enlatados.
Productos Ultraprocesados. Son elaborados principalmente con ingredientes industriales, y contienen poco o ningún alimento natural. Los ingredientes que se encuentran en estos alimentos son: azúcares, aceites, grasas, sales, antioxidantes, estabilizantes, conservantes, colorantes, estabilizantes de color, potenciadores de sabor, humectantes… La lista es muy amplia e incluye bollería industrial, helados, aperitivos, salchichas, hamburguesas, platos preparados, refrescos, etc.

Los efectos sobre la salud del consumo y sobre todo del abuso de los alimentos ultraprocesados son muchos y se asocia a problemas en el desarrollo físico, mental y emocional, anemia, mayor riesgo de diabetes e hipertensión, obesidad, hiperactividad
También a los adultos les afecta consumir este tipo de productos, aunque al tener ya completado el desarrollo los efectos no son tan importantes. A pesar de todo, les acompañan muchas alteraciones de salud, como diabetes, obesidad, colesterol, fatiga o estrés.
Por Amparo Lucas Alba. Instagram: Dieta Democrática
Nutricionista-Dietista. Especialista en Alimentación y Salud (UPM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *